¿Qué es la Arquitectura Empresarial y cuáles son sus beneficios?

Cuando se aborda el tema de la Arquitectura Empresarial se debe tener presente que es el esquema mediante el cual se representan todos los componentes, procesos y políticas que maneja una determinada organización a través de modelos que permiten alinear las reglas del negocio y las tecnologías de información existentes.
La arquitectura empresarial describe a la empresa como una estructura coherente, documenta el estado actual de la organización, el estado deseado y la brecha entre ambos.

Image

¿Por qué es importante Arquitectura Empresarial en una empresa?

Las organizaciones están enfrentadas hoy a un conjunto que situaciones ambientales e internas que las empujan a optimizar sus operaciones, de forma tal que sea capaz de responder con rapidez a los cambios estratégicos, amenazas externas o regulaciones de la industria y lograr esto en la forma más costo-efectiva posible a fin de tener ventaja competitiva.
Para lograr esto, las organizaciones definen un conjunto de objetivos estratégicos del negocio que deben ser soportados por las tecnologías de información.
La razón primaria para desarrollar una arquitectura empresarial es soportar los objetivos del negocio proveyendo la tecnología fundamental y los procesos estructurados para una estrategia de Tecnología de Información. Esto, a su vez, hace que las Tecnologías de Información sean un activo capaz de responder a una estrategia de negocio moderna y exitosa.
Los directores ejecutivos, son cada vez más conscientes de que la adecuada administración y explotación de la información a través de Tecnologías es fundamental para el éxito del negocio y obtener ventaja competitiva. Una arquitectura empresarial atiende estas necesidades proveyendo un contexto estratégico para la evolución de los sistemas de Tecnologías de Información en respuesta a las necesidades constantemente cambiantes del ambiente empresarial.

¿Cuáles son los beneficios que ofrece la implementación de la arquitectura empresarial?

Una Buena arquitectura empresarial habilita a la organización para alcanzar el correcto balance entre eficiencia tecnológica e innovación del negocio. Esta permite que unidades de negocio individuales puedan innovar con seguridad en busca de ventaja competitiva. Al mismo tiempo, esta asegura las necesidades de la organización de una estrategia de Tecnología de Información integrada, permitiendo la mayor sinergia posible a través de la organización.

Ejemplo de estos beneficios son:
La minimización de costos. Al diseñar procesos económicos dado que está orientado a que las tareas se lleven a cabo en el momento esperado y por personas específicas. De la misma forma se pueden hacer cambios de manera ágil para que se puedan incorporar necesidades que demande el negocio.
Evitar duplicidad de roles y tareas repetitivas. En la medida que se hacen de forma automática las personas se concentran en las tareas productivas. La Arquitectura Empresarial también evita que se presenten errores de operación que pueden ser ocasionados por una definición poco clara de las responsabilidades y reglas de negocio que permitan pasar de un estado a otro, sin duda, está orientado al cumplimento de cada una de las tareas que se han establecido para que funcione de forma correcta y eficiente.
Centro de conocimiento. Las organizaciones tienen información que bien administrada permite tomar decisiones de cara al comportamiento de los mismos, en cuanto a tiempos, comparaciones que conduzcan a un análisis del foco del problema o de la situación determinada y así ir alineados con cada uno de sus objetivos.
La garantía de la integración de procesos consiste en no desechar los sistemas actuales, sino todo lo contrario, garantiza la integración de los procesos con los sistemas actuales.
Las ventajas tecnológicas resultan de una buena arquitectura empresarial brindan beneficios de negocio importantes que son visibles en los resultados tales como:
Una operación de Tecnologías de Información más eficiente, es decir, menores costos de desarrollo, soporte y mantenimiento de software, así como mayor portabilidad de aplicaciones, una interoperabilidad mejorada y una mejor administración de sistemas y redes. Por otra parte, la capacidad para atender asuntos que afectan a la organización, tales como la seguridad, así como una mayor facilidad de cambiar y actualizar componentes de sistemas.
Otro de los beneficios es un mejor retorno de inversiones actuales y un menor riesgo en inversiones futuras, logrando una reducción en la complejidad de la infraestructura de Tecnologías de Información y en la flexibilidad para hacer, comprar o tercerizar soluciones de Tecnología de Información. De igual manera esto se ve reflejado en una reducción de riesgos en nuevas inversiones y menores costos totales de TI.
Así mismo, los procesos de adquisición se vuelven más rápidos, sencillos y económicos, dado que la información para gobernar este proceso está disponible a primera mano en un plan coherente.

Conclusión

Podemos decir que la Arquitectura Empresarial busca la forma de hacer más fácil la migración de tecnologías de información reduciendo costos y tiempos, permitiendo a las empresas expandirse a nivel nacional y/o internacional con control sobre los procesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *