¿Necesito un sitio web o una tienda en línea para mi negocio?

Para quién no está muy familiarizado con estos temas puede resultar confuso diferenciar entre qué es un sitio web, página web o una tienda en línea. En este texto aclararemos la diferencia entre uno y otro, para que sepas que es lo que tu proyecto, negocio o emprendimiento necesita.

Tienda en línea

Un sitio web está formado por varias páginas web; inicio, quiénes somos, contacto, sólo por mencionar las páginas más comunes y elementales que todo sitio web debe tener. Coloquialmente a este conjunto de páginas se le llama página web, pero lo correcto es referirnos a este conjunto de páginas como sitio web. Cabría aquí hacer la analogía con un libro, el libro está formado por un conjunto de páginas, lo mismo pasa con un sitio web, aunque hay sitios web que pueden estar formados por una sola página web (por ejemplo, el sitio web de este cliente de Bizlag: jcseguros.com.mx). Un sitio web se reduce a proporcionar información a quiénes los visitan, es decir, son meramente informativos, no interactúas con ellos de otra manera, a excepción de la página o sección de contacto, que regularmente cuenta con un formulario para que dejar tus datos con alguna pregunta, sugerencia o petición.

Una tienda en línea (tienda online, tienda virtual o tienda electrónica), es también un sitio web, pero con funcionalidades extras y específicas a las que tiene un sitio web meramente informativo. ¿Cuáles son estas funcionalidades? La principal sería que tiene la función de poder hacer la compra de un producto o servicio. En una tienda en línea encontrarás una página con productos o servicios, un carrito de compra, registro de usuarios, página de pago; son estas páginas las que diferencian a una tienda en línea de un sitio web informativo.

¿Pero qué es lo que necesito para mi negocio? ¿Una tienda en línea o un sitio web? Si vendes productos lo ideal es que tengas un sitio web que te permita vender tus productos en internet. Aunque también podrías vender servicios específicos bien delimitados (más adelante pondremos algunos ejemplos).

Hay servicios que por su naturaleza serían difíciles de vender a través de una tienda en línea, por ejemplo, los servicios de un abogado o un servicio de consultoría empresarial, es decir, servicios que requieren de un análisis previo para poder ser cotizados, para este tipo de servicios lo recomendable sería un sitio web informativo. Pero hay servicios que bien pueden ser vendidos a través de una tienda en línea, servicios que tienen definido un precio, imagina por ejemplo la consulta con un psicólogo (la consulta podría ser presencial o a través de video llamada) o la compra de un servicio en un SPA (aunque aquí la entrega del servicio sí tendría que ser presencial).

Independientemente de si vendes productos o servicios, en la actualidad es determinante contar con presencia en la web que genere confianza, que transmita la identidad y muestre los productos o servicios al público. Si aún tienes dudas acerca de lo que necesitas para tu negocio no dudes en ponerte en contacto con nosotros para ayudarte a definir lo que necesita tu proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *